Scar

Imagen de Scar
 
Ciudad: 
Granada.
 
Profesión: 
Estudiante
 
Formación: 
Literaturas comparadas

Acerca de mi

Describirse a uno mismo es una tarea complicada cuando eres tan contradictoria, así que, intentaré no pisarme los talones. Dicen que soy atípica, y nada más lejos de la realidad. Soy un alma más que vaga por este gran teatro buscando mi zapatilla de ballet perdida. No nos engañemos; no tengo un solo gramo de ritmo, pero puedo intentarlo. Soy de extremos opuestos y bastante poco conformista. Soy una que busca miradas perdidas y se entretiene viendo la lluvia caer. Poeta de metro para unos, escribo novelas en verso y poesías en prosa. Me encierro en mí misma y, solo a veces, florezco. Niña encerrada en un cuerpo que le viene grande. 

Libros o autores favoritos

Podría citar a tantos artistas en un apartado como este, que se amontonan en mi mente y hasta preferiría guardármelos. Entre los grandes, podría destacar Nabokov, mi Nabokov, como también a Bukowski, Murakami, Sartre, Welsh, o Salinger. Whitman, Rilke, Benedetti, Baudelaire, Burroughs, Ginsberg...; todos y cada uno de los versos y frases escritas merecen, aunque por poco sea, unos minutos. Y entre ellos no podría faltar, por supuesto, la Generación Beat o mis grandes autores rusos del XIX y el XX. 
 

 

Música favorita

La gente que dice conocerme, no sabe muy bien en qué estilo encasillarme. Lo más habitual es que me tilden de anacrónica.

Películas favoritas

Es una pena que no siga aquí, porque Stanley Kubrick es una de las personas más sublimes en lo que a cinematografía se refiere. También cabe citar a Adrian Lyne con su más que sublime versión de Lolita -la del 97, con Jeremy Irons-, Christopher Nolan con Memento u Origen (películas altamente recomendables, por supuesto), Darren Aronofsky, Erick Bress con El efecto mariposa o a  Jaco Van Dormael con Las vidas posibles de Mr. Nobody.
 

 

Intereses

Soy una persona muy curiosa por naturaleza; suelen atraerme muchas cosas, aunque he de confesar que no a todas les dedico el mismo esfuerzo. Entre mi top ten -por llamarlo de alguna manera-, se encontrarían, entre otros, la pintura, la literatura, los dramas existenciales, la música, el teatro y la ópera, viajar, la fotografía y saltar charcos. El olor del café es uno de mis estimulantes mañaneros; soy de ponerme un calcetín de cada color y botas con cualquier tipo de ropa. Me pueden los estampados a rayas, y los cuadros. También soy amante de la soledad, la mayor parte de las cosas que hago, me gusta hacerlas sola, porque es el mejor modo de olvidar el lugar o situación en la que me encuentro. No puedo vivir sin mis cajas de zapatos llenas de tubos de pintura, carboncillo, espátulas y pinceles. Tampoco sin mis montones de libros, pero esa es otra historia. Me gusta grabarme a mí misma recitando alguna poesía o leyendo algún relato, aunque luego no soy capaz de dejarlo caer en ninguna red social. Entre las cosas que me gusta hacer acompañada, está eso de correr calle abajo y recitar a voz en grito algún poema, como si me fuera la vida en ello. En líneas generales, soy bastante proclive a actuar sin pensar en nada; cuando hago esto, es cuando mejor me salen los textos, los lienzos, todo.